desplácese hacia abajo

scan0018.jpg

La Jornada

Desdémona: La historia de un pañuelo

-Carlos Paul

Desdémona: La historia de un pañuelo, escrita por la dramaturga estadunidense Paula Vogel, es una obra que nos acerca a la intimidad femenina, a lo que piensan y sienten Desdémona, Emilia y Bianca, los tres personajes femeninos en la obra Otelo, de Shakespeare, precisamente cuando éstas no aparecen en escena.

Consideraba una de las autoras contemporáneas más relevantes, premio Pulitzer 1998 de dramaturgia por su obra Cómo aprendí a manejar, Vogel sigue la misma cronología de los hechos de Otelo y, como si se pudiera ver tras bambalina, mientras los hombres intrigan, pelean por el poder o son devorados por los cellos, el espectador podrá ver la interacción de last res mujeres.

Es una obra que intent ser contraparte de Otelo, desde el punto de vista femenino, explicó Benjamín Cann, director de la puesta en escena. “No es que trate sólo de la mujer de Otelo; aborda el mundo de las mujeres contemporáneas, de tres clases socials y de tres formas de ver la vida, de tres actitudes frente a la sexualidad.”

Como se adelantó en estas páginas (La Jornada, 27/01/09), esta propuesta teatral, junto con el montaje de Otelo, con la direcci3n de Claudia Ríos, actualmente en cartelera, es parte de un proyecto que integrará también un ciclo de cine y una serie de charlas con especialistas vinculados al Programa Universitario de Estudios de Género de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La traducción y adaptación de Otelo, así como de Desdémona: La histora de un pañuelo estuvieron a cargo de Alfredo Michel. El lenguaje que Vogel utilize en su obra escrita para distinguir a last res mujeres es muy claro.

“Para Desdémona emplea un lenguaje más refinado, por ser la más educada; para Emilia, la criada o doncella, el de una irlandesa de clase baja, y Bianca, una prostitute, habla como una londinense de clase baja. En el texto en ingles esas diferencias son muy claras, en la traducción al español eso se ve reflejado sólo en ciertos toques,” explicó Michel.

Interpretadas por Marina de Tavira (Desdémona), Zaidé Silvia Gutiérrez (Emilia) y Mariannela Cataño (Bianca), en la obra, entre los personajes femeninos se reproduce y ocurre cierta lucha de poder, comentaron las actrices.

“Son tres mujeres muy divertidas que no se arredran para describer las cosas como las ven. Para decirlo de manera coloquial: no tienen pelos en la lengua,” comentó Zaidé.

“Las tres hablan de su intimidad, ilusiones, anhelos y frustraciones; de su insatisfacción sexual y su relación con los hombres, de sus fantasías sexuales más escondidas e inconfesables.

“Son tres mujeres de clases socials distintas que permiten asomarse a sus aspiraciones y diferencias. Se reflexiona acerca de la intimidad y la sexualidad femeninas,” expresó De Tavira.

La obra, concluyó Cataño, “es muy divertida, pero al mismo tiempo se aprecia una profundidad en lo que piensan y sienten esos personajes.”


Interescena

Desdémona: La historia de un pañuelo

-C. Magun

Con el objetivo de crear un puente entre el pasado y presente del universo de William Shakespeare, la Dirección de Teatro de la UNAM ha preparado dos importantes y atractivos estrenos para este mes: Otelo yDesdémona, la historia de un pañuelo.

Dos producciones que alejadas en tiempo comparten la finalidad de buscar la reflexión, la discusión y al diálogo de ideas a partir de la visión de sus creadores. Por su parte, el clásico de Shakespeare, Otelo, bajo la dirección de Claudia Ríos, y un texto contemporáneoDesdémona la historia de un pañuelo de Paula Vogel, dirigido por Benjamín Cann, ambas con la traducción de una autoridad en la materia, el doctor Alfredo Michel.

En entrevista, el maestro Benjamín Cann compartió conInterEscena, algunos de los aspectos de esta puesta que se cuenta desde la intimidad femenina pero como si la viéramos a través del telón, cuando las mujeres no están en escena.

“Desdémona la historia de un pañuelo intenta contar qué pasaba con las mujeres de Otelo, mientrás allá en el escenario –en el mundo real shakesperiano–, los hombres están intrigándose tontamente. Mientras Yago está engañando a Otelo, atrás hay unas mujeres que nosotros aprendemos a conocer porque son ellas quienes dictaron que el mundo fuera así. Los hombres sólo son títeres de los hechos de las mujeres”, narra entre apasionado y divertido con la propia historia.

Sobre el reto de abordar estas personalidades femeninas, creadas por Shakespeare, pero en este caso, descifradas a partir de la mirada de Paula Voguel, Cann, puntualizó:

“No es una obra feminista, es una obra real… Tenemos que entender, que en Otelo, Desdemona es una víctima de la ceguera, la brutalidad, la necedad y los manejos políticos ambiciosos de los hombres”, enfatiza y prosigue todavía más categórico.

“Acá, nosotros entendemos que esa mujer era mucho más que la víctima buena que estaba enamorada, porque el amor en las mujeres es una parte importante, más compleja que eso que creen los hombres que es poseer a una mujer. En esta obra tenemos verso pero va mucho más allá del acto amoroso, es una parte compleja, una parte que sólo la mujer entiende de qué se trata, no es este momento de eyaculación o posesión que entendemos los hombres”, Benjamín Cann.


scan0021.jpg